Determinantes de éxito en proyectos de crowdsourcing: un estudio sobre Sandy

A finales del pasado mes de octubre Sandy azotó las costas del Caribe y de EE.UU. convirtiéndose en el segundo huracán más devastador de la historia desde que existen registros. Sus daños se cifraron en 253 fallecidos y daños por valor de al menos 65 mil millones de dólares. En un país tan conectado como EE.UU. raro sería que no hubiera ningún tipo de actividad ciudadana basada en crowdsourcing destinada a mitigar los efectos de Sandy.

Occupy Sandy - Crowdsourcing y Open Data ProjectsCrisisCommons es una organización de voluntarios que tiene como objetivo el uso de tecnología y datos abiertos en la asistencia a desastres, buscando nuevas formas de cooperación comunitaria. CrisisCommons es una más de las organizaciones que aprovechan el empoderamiento ciudadano debido a la tecnología libre para mejorar las condiciones de vida. Más allá de las actuaciones que llevan a cabo las Administraciones Públicas en pro del bien común, nos encontramos antes un ejemplo más de sociedad civil organizada espontáneamente para colaborar en la solución de un problema sin esperar a que las soluciones lleguen de otra parte. El desplazamiento de Sandy por la costa estadounidense puso en marcha a los integrantes de esta organización.

Hackathon HurricaneHackers - Crowdsourcing y Open Data ProjectsUna de las actividades llevadas a cabo fue el Hackathon #HurricaneHackers celebrado en el MIT Media Lab de Cambridge (Massachussets). Un hackathon es un encuentro de programadores cuyo objetivo es el desarrollo colaborativo de software, aunque últimamente el término también se aplica al desarrollo colaborativo de fuentes y aplicaciones de datos. En este hackathon se lleva a cabo una recopilación de los proyectos de crowdsourcing que pretendían lograr la colabración ciudadana para la asistencia a las víctimas de Sandy. El catálogo recogió unos 50 proyectos de los que 20 habían conseguido implicar, de una u otra manera, a la ciudadanía en la recogida de datos. No se consideraron los proyectos de crowdfunding, aquellos destinados a la recogida de dinero.

Quizá lo que más destaca de ese catálogo sea la lista de factores determinantes de la implicación ciudadana. Es simplemente una lista realizada a grosso modo, nada científico, pero ofrece una base muy interesante para todas aquellas personas que estuvieran interesadas en profundizar en su estudio de una manera más rigurosa.

Para explicarse el éxito en la implicación ciudadana, los proyectos son clasificados según diversos factores:

A) Tipos de proyectos crowdsourcing:

  1. Basados en agregar información a un repositorio común.
  2. Contribuciones de pequeñas tareas para archivar un gran trabajo.
  3. Sinergias en la comunicación (usando un mismo protocolo).
  4. Enlazar necesidades con disponibilidades.

B) Tipos de promotores (existentes o creados para ocasión):

  1. Medios de comunicación local.
  2. Mainstream media.
  3. Ciudadanos individuales.
  4. Redes de hackers.
  5. Comunidades científicas cívicas.
  6. Comunidades universitarias.
  7. Administraciones públicas.

C) Tipos de tecnología:

  1. Adopción y combinación de tecnologías existentes.
  2. Creación de nuevas herramientas.

La implicación es medida como el nivel de uso y compromiso ciudadano, esto es, como la aportación de datos al registro (número de ítems).

Los resultados parecen avalar las siguientes hipótesis sobre el éxito de un proyecto de crowdsourcing:

  • Los proyectos focalizados localmente logran mayores usos y compromisos.
  • Promotores con alta visibilidad o autoridades públicas logran más compromiso.
  • Grupos especializados logran más compromisos.
  • Los proyectos “solitarios” sin conexión con comunidades existentes previamente o sin asociación con actores de gran visibilidad o autoridades, se encuentran con dificultades para lograr participación.
  • Una tecnología fácil de usar con un enfoque efectivo, parece no ser suficiente para aunar participación.
  • En los proyectos que reúnen más datos, la participación ciudadana llega después de que el promotor (individuo, entidad, autoridad) cargue un set inicial de datos.

Resumido en pocas palabras, los proyectos de ámbito local y especializado, impulsados desde instituciones públicas o entidades con gran notoriedad que se han ocupado de poner en marcha el proyecto con los datos iniciales, parecen ser los más exitosos. Aparentemente, estas hipótesis (que son sólo hipótesis, recordemos que hablamos sólo de conjeturas en base a un caso específico) reducen la probabilidad de un emprendedor individual para iniciar un proyecto exitoso, desmintiendo la popular creencia de que crowdsourcing y éxito pueden estar al alcance de cualquiera.

Sin duda, un tema apasionante para seguir sus avances en el futuro. Esperemos que alguien más se anime a seguir esta línea de estudio.

Deja un comentario