Open Source y Responsabilidad Social Corporativa

En un plano conceptual y desde el punto de vista de la sostenibilidad social, la responsabilidad social corporativa (RSC) entiende a la empresa como un grupo en torno al cual los individuos persiguen determinados objetivos de manera organizada de forma que el valor generado aporte una mejora a todos los grupos de interés de la organización, a la comunidad y a la sociedad en su conjunto, generando un progreso colectivo sostenible o valor compartido. No dudamos de que tal definición refleja a la perfección el proceso de desarrollo open source.

El modelo de código abierto ha supuesto un efecto de reducción del software a producto básico de infraestructura, pasando a constituir gran parte de la base de nuevos desarrollos y desplazando el proceso de creación de valor a actividades posteriores a la simple programación. El compromiso corporativo con el modelo de código abierto significa compartir tecnología y recursos con comunidades de todo el mundo, ayudando a cerrar la brecha digital, favoreciendo el acceso a las TIC, creando nuevas oportunidades de desarrollo económico y empresarial y favoreciendo la inclusión de pequeños agentes en un sector tradicionalmente oligopolista. Nos encontramos ante un modelo que integra plenamente a la empresa como parte de la sociedad civil dentro de los paradigmas que proponen la existencia de un contrato entre empresa y sociedad.

En los modelos de desarrollo open source, su capacidad para transferir la innovación tecnológica y para articular desarrollos colaborativos los han convertido en una estrategia de desarrollo de nuevos productos y han creado un cuerpo de libre conocimiento a disposición de cualquiera, ya sea gran empresa, pequeño emprendedor, desarrollador individual o simple estudiante. Este hecho debería ser reflejado en los informes de RSC de las distintas organizaciones que trabajan con desarrollos de código abierto, aunque sólo fuera por el propio interés de las empresas del sector en mostrar su impacto social. No obstante, los estándares de RSC desarrollados hasta el momento parecen ignorar este tipo de actividades.

Recientemente, los autores del blog hemos podido realizar y presentar un pequeño estudio sobre esta problemática. Previamente, ya habíamos realizado alguna pequeña incursión en la problemática del valor del software libre y su valoración en estados financieros. De ella habíamos concluido que, a pesar del inmenso valor generado, la valoración a efectos de estados financieros con los paradigmas contables actuales resultaba de práctica imposible realización y que había que buscar otras vías para reflejarlo. Quizá los informes sobre capital intelectual en las organizaciones resultaran útiles para ello; pero dado que parecen una propuesta que en los últimos años no goza de mucha aceptación, que mejor que recurrir a un paradigma en alza en la divulgación empresarial como es la RSC.

Creemos que nadie ha de tener dudas sobre el valor social que supone un desarrollo open source. Si es probable que muchas empresas se acerquen al mundo del código abierto más atraidas por la idea de gratuidad y el efecto de un precio cero en difusión que por los valores de libertad, pero a la hora de evaluar el impacto social no es algo que tenga especial influencia. No obstante, ningún desarrollo en estándares RSC ha tenido nunca en cuenta el papel de los modelos abiertos.

Por ello, nos pareció adecuado establecer una serie de ítems sobre los que consideraríamos interesante divulgar información. Los ítem fueron establecidos en base a nuestro propio criterio en base a desarrollos sectoriales del Global Reporting Initiative para Organizaciones No Gubernamentales. En las diapositivas de la presentación se puede encontrar el detalle de estos ítem. Partimos de la suposición de que si esos ítem suponían información relevante estarían siendo divulgados en las web de las organizaciones que sustentan proyectos de código abierto. Por ello, seleccionamos 40 proyectos o entidades entre los más relevantes, controlando como variables si la organización era una empresa o un ente no lucrativo (fundación, principalmente) y si la licencia del principal desarrollo era tipo-GPL o tipo-BSD. Como resultado, se construyó un índice de divulgación no ponderado (a falta de experiencia previa, todos los ítem tienen el mismo peso) con resultados ofrecidos globalmente y según variables controladas.

De los resultados, quizá el que más nos sorprendió fue la escasa divulgación que algunos proyectos y entidades realizan. Dentro de esta escasa divulgación, nos encontramos con que las entidades no lucrativas parecen ofrecer mayor volumen de información que las empresas, quizá debido a que éstas parecen darse por satisfechas con la información financiera de obligada divulgación (¿influiría aquí el peso de los inversores de capital-riesgo? una pregunta de interesante respuesta). En cambio, según el tipo de licencia no aparenta haber diferencia significativa, cuando a priori nos inclinábamos a pensar que la licencia BSD por las restricciones que permite al producto tendría un comportamiento “más empresarial”, que en este caso y siendo coherentes con los resultados obtenidos hubiera supuesto una menor divulgación.

No obstante y a pesar del soporte empírico, todo ésto no dejan de ser poco más que conjeturas. El estudio presenta muchas y obvias debilidades. Empezando por la subjetividad en los ítems de información seleccionados y continuando por la no aleatoriedad de la muestra, algo especialmente relevante para las conclusiones según tipo organizativo y tipo de licencia. En el futuro hemos pensado en reinterpretar el estudio en base a una metodología Delphi con panel de expertos, de manera que podamos elaborar una propuesta más fundada de desarrollo sectorial RSC para empresas y organizaciones del mundo del código abierto.

Deja un comentario